Skip to main content

Aunque no se trate realmente de una alergia, la intolerancia al alcohol es una reacción molesta que se produce justo después de ingerir alcohol. Esta intolerancia es causada por un trastorno genético que impide que el cuerpo pueda procesar de forma eficiente las toxinas del alcohol. En este artículo trataremos síntomas de intolerancia al alcohol más comunes, así como, causas y prevención.

Síntomas de intolerancia al alcohol principales

Esta condición es desconocida para mucha gente, pero resulta vital conocer si tenemos intolerancias alimentarias de algún tipo. Para saber si una persona padece síntomas de intolerancia al alcohol, hay que observar los siguientes signos:

  • Enrojecimiento facial: Es uno de los síntomas de intolerancia al alcohol más frecuentes y se produce por la acumulación de acetaldehído en el organismo. Las personas que padecen esta condición no cuentan con los enzimas necesarios para metabolizar el etanol. Esto genera una acumulación de acetaldehído, que provoca el ensanchamiento de los vasos sanguíneos y el rubor en la cara.
  • Dolor de cabeza: La ingesta de alcohol desencadena reacciones inflamatorias en nuestro cuerpo, que estimulan la aparición de dolores de cabeza. Este dolor puede llegar a ser muy fuerte y convertirse en migraña. Aunque es fácil confundir los síntomas de intolerancia al alcohol con los de la resaca, la diferencia radica en que los síntomas de la intolerancia aparecen incluso si se ha tomado muy poco alcohol.
  • Náuseas y vómitos: Aunque también es un síntoma de la resaca, las causas son diferentes. Las náuseas son uno de los síntomas de intolerancia al alcohol más comunes y derivan de la incapacidad del organismo de metabolizar el alcohol y poder descomponerlo en sustancias menos tóxicas.
  • Dolores musculares: Las sustancias tóxicas presentes en el alcohol pueden causar inflamación y daño en los tejidos musculares, si no se metabolizan. Esto deriva normalmente en sensaciones de malestar y dolores.

Causas comunes

Como hemos explicado anteriormente, la intolerancia al alcohol es la reacción de nuestro cuerpo ante la falta de enzimas para metabolizar las toxinas existentes en el alcohol. Por lo general, esto se debe a causa de rasgos genéticos heredados y son más habituales en personas asiáticas. Por otra parte, las reacciones pueden ser causadas también por otros compuestos presentes en las bebidas alcohólicas, como son sulfitos, histamina, químicos o granos (maíz, trigo o centeno).

Factores de riesgo

Hay ciertas condiciones médicas, además de las genéticas, que pueden resultar factores de riesgo para las personas que padecen intolerancia al alcohol. Entre ellas destacan:

  • Ascendencia asiática: Existe cierta predisposición genética a tener intolerancia al alcohol si la persona es china, coreana o japonesa.
  • Ser asmático: La mayor sensibilidad alérgica de las personas con asma las hace más propensas a experimentar síntomas de intolerancia al alcohol y reacciones adversas.
  • Ser alérgico a algunos alimentos: Si se padece alguna alergia, como al gluten, por ejemplo, es más común sufrir reacciones adversas tras beber alcohol.

Cuándo consultar a un médico

Si se experimentan síntomas de intolerancia al alcohol de manera persistente o graves tras la ingesta de alcohol, es fundamental buscar atención médica rápido. La ayuda médica a tiempo sirve para analizar la situación, recomendar un tratamiento correcto y prevenir complicaciones. Si sospechas de padecer intolerancia al alcohol, puedes realizarte las pruebas necesarias que confirmarían o descartarían tu condición. Normalmente, estas pruebas consisten en análisis de sangre para detectar anomalías en las enzimas hepáticas o marcadores de alguna alergia alimentaria.

Prevención

No existe una forma de prevenir la intolerancia al alcohol, ya que se trata de una condición genética heredada. La intolerancia no puede curarse y no existen medicamentos que puedan solucionarlo. Sin embargo, se pueden seguir ciertos consejos como reducir o evitar el consumo de alcohol. Esta opción resulta, además, muy saludable para nuestro organismo, porque el alcohol tiene amplias consecuencias sobre nuestra salud física, emocional y mental.

Es muy recomendable, a su vez, comprobar todas las etiquetas de las bebidas alcohólicas para saber si contienen cierto ingrediente que pueda derivar en alguna reacción adversa, como los granos o los sulfitos. Seguir estos consejos es vital para tratar de mitigar los efectos de la intolerancia al alcohol.

Si tienes síntomas de intolerancia al alcohol, acude a especialistas como nuestra unidad de digestivo, que te ayuden y resuelvan tus dudas al respecto.


IVADI es el Instituto Valenciano Digestivo. Somos referentes en el tratamiento de la obesidad y problemas digestivos. Nuestro equipo está formado por médicos, profesionales de la nutrición y de la psicología para poder realizar el abordaje integral necesario para nuestro objetivo: ayudar a nuestros pacientes a ganar salud y bienestar.

¿Tienes dudas?

Rellena el formulario y un experto se pondrá en contacto contigo.

Blog
RGPD