Saxenda es un tratamiento farmacológico que nos ayuda a controlar la ansiedad por la comida y los picoteos provocados fuera de horarios de comidas derivados en muchas ocasiones por estrés, tiempo, pensamientos negativos… de manera que su indicación es para la pérdida de peso.

Médicamente hablando se trata de un inhibidor del GLP1. El GLP1 es una hormona de origen natural que encontramos en nuestro cuerpo y que es liberada en el intestino después de comer. Actúa sobre los receptores del cerebro que controlan el apetito y nos hace sentirnos más llenos y con menos hambre. De esta manera nos ayuda a comer menos. 

Combinado con unas buenas pautas de alimentación, ejercicio físico y trabajo de técnicas del comportamiento frente a la comida conseguimos una disminución de peso importante sin necesidad de realizar ninguna cirugía. De todo ello se encarga nuestro equipo de profesionales que te ayudará en el camino al éxito.

Nos da un pequeño empujón para realizar un gran cambio.

Ventajas de Saxenda

  • Ayuda a controlar el apetito
  • Reduce el picoteo entre horas
  • Mejor control de la ansiedad
  • Sin molestias
  • Puede realizar actividades diarias de manera normal

Precios del tratamiento con Saxenda

Precio desde 28 € / mes (consulte condiciones en consulta)

Preguntas frecuentes sobre Saxenda

¿Cuánto peso puedo perder?

La pérdida es de alrededor de un 5-10% de nuestro exceso de peso en 12 semanas siempre que vaya acompañado de un buen hábito de alimentación y deporte.

¿Cuánto tiempo puedo hacerlo?

Nuestros tratamientos giran en torno a 6 meses en los que dispones de consultas tanto con el área de nutrición como de psicología. 

¿Cómo de administra?

Se trata de un pequeño pinchazo diario en la zona corporal que se elija (abdomen, muslo, parte superior del brazo).

¿Necesito receta?

Si, es un fármaco que tan solo se administra con receta ya que requiere de una supervisión médica de manera rutinaria.

¿Está contraindicado?

Si, en pacientes que padecen diabetes, insuficiencia cardiaca, problemas previos de hígado o riñón.

¿Tiene efectos secundarios?

Puede producir de manera leve algún vómito o náuseas los primeros días. También en ocasiones estreñimiento.