Skip to main content

¿Qué es la obesidad infantil y por qué debemos preocuparnos?

La obesidad infantil es una preocupación creciente en todo el mundo. Afecta a niños y niñas en todas las edades y puede tener un impacto duradero en su salud y bienestar. En este artículo, exploraremos en profundidad qué es la obesidad infantil, cómo reconocerla, sus causas, consecuencias y complicaciones, así como las estrategias para combatirla y prevenirla.

 

¿Qué es la obesidad infantil y cómo reconocerla?

Aunque comúnmente se utiliza el índice de masa corporal para calcular el sobrepeso y la obesidad cuando hablamos de población infantil existen tablas indicadas para la edad en la que establecen desviaciones estándar o percentiles que se encuentran entre valores de 3 y 97. Un niño o niña con un percentil del 50 se considera en normopeso, en caso de superar el percentil 85 hablaríamos de un sobrepeso y cuando es igual o superior al 95 hablaríamos de obesidad.

Reconocer la obesidad infantil va más allá de los números. Los signos incluyen un aumento en la circunferencia de la cintura, cambios en los hábitos alimenticios y la actividad física, y problemas de salud relacionados con el peso, como la apnea del sueño o la resistencia a la insulina.

 

Factores de riesgo o causas de la obesidad infantil

La obesidad infantil no tiene una sola causa, sino que es el resultado de la interacción de varios factores. Los principales factores de riesgo incluyen:

  1.  Dieta inadecuada: consumo excesivo de alimentos ricos en calorías, grasas y azúcares añadidos.
  2.  Falta de actividad física: un estilo de vida sedentario y la disminución de la actividad al aire libre.
  3.  Genética y herencia: antecedentes familiares de obesidad pueden aumentar el riesgo.
  4.  Factores psicológicos: estrés, ansiedad y depresión pueden contribuir a los problemas de alimentación emocional.
  5.  Entorno obesogénico: comunidades con acceso limitado a alimentos saludables y oportunidades de actividad física.

 

Consecuencias y complicaciones de la obesidad infantil

La obesidad infantil puede tener graves consecuencias para la salud. Los niños obesos tienen un mayor riesgo de desarrollar condiciones como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, hipertensión, apnea del sueño, problemas hepáticos y ortopédicos. Además, la obesidad puede afectar la salud mental de un niño, causando baja autoestima y depresión.

 

Nutrición y obesidad infantil: transformando hábitos alimenticios

La nutrición desempeña un papel fundamental en la prevención y el tratamiento de la obesidad infantil. Educar a los niños sobre la importancia de una alimentación equilibrada y fomentar la elección de alimentos saludables puede marcar la diferencia. Los padres y cuidadores desempeñan un papel crucial en la creación de un entorno alimentario saludable en el hogar.

 

Cómo combatir la obesidad infantil

El tratamiento de la obesidad infantil es un enfoque multidisciplinario que incluye cambios en la dieta, aumento de la actividad física y apoyo emocional. Los niños y sus familias pueden trabajar con médicos, dietistas, entrenadores y psicólogos para desarrollar un plan de manejo personalizado.

 

Terapia psicológica como parte del tratamiento de obesidad infantil

La obesidad infantil no es simplemente una cuestión de consumo excesivo de alimentos y falta de actividad física; también puede estar influenciada por factores psicológicos y emocionales. La terapia psicológica desempeña un papel crucial en el tratamiento integral de la obesidad infantil, así como el papel familiar. A continuación, profundizaremos podemos contribuir significativamente a abordar este problema:

 

El papel del apoyo familiar en la terapia de obesidad infantil

El entorno familiar es fundamental en el tratamiento de la obesidad infantil. La terapia no solo se centra en el niño o adolescente, sino que también involucra a los padres y cuidadores. El apoyo emocional y la comprensión por parte de la familia son clave para el éxito del tratamiento. La terapia ayuda a las familias a comprender la raíz de los problemas alimentarios y a desarrollar estrategias efectivas para abordarlos juntos.

Implicación y no discriminación en la alimentación

Es esencial promover un ambiente en el que todos los miembros de la familia se sientan cómodos y no exista discriminación en la alimentación. Esto significa que las comidas saludables son apropiadas para todos, no solo para el niño con obesidad. La terapia puede ayudar a cambiar la percepción de la comida y a eliminar el estigma asociado con los alimentos saludables. Además, se pueden establecer rutinas familiares que fomenten hábitos alimentarios saludables para todos.

Educación sobre una alimentación saludable para toda la familia

La terapia psicológica proporciona una plataforma para educar a la familia sobre una alimentación saludable. Esto incluye aprender sobre las porciones adecuadas, la calidad de los alimentos y cómo equilibrar una dieta de manera adecuada. Cuando todos los miembros de la familia adquieren conocimientos sobre la nutrición, se crea un entorno más saludable en el hogar.

Cambio de patrones de pensamiento

La terapia también aborda los patrones de pensamiento negativos o distorsionados que pueden contribuir a la obesidad infantil. Los niños pueden aprender a reemplazar pensamientos autocríticos o derrotistas con pensamientos más positivos y realistas sobre sí mismos y su capacidad para cambiar.

Fomento de la autoestima y la imagen corporal positiva

Los problemas de autoestima y una imagen corporal negativa son comunes en los niños con obesidad. La terapia trabaja para fomentar una autoimagen más positiva y una mayor autoestima. Los niños aprenden a valorarse a sí mismos por más que su apariencia física y a comprender que su valía no está determinada por su peso.

Apoyo emocional continuo

La obesidad infantil es un desafío que requiere un apoyo emocional constante. Los terapeutas proporcionan un espacio seguro donde los niños pueden expresar sus preocupaciones, miedos y triunfos relacionados con la pérdida de peso y el cambio de hábitos. Este apoyo puede ser esencial para mantener la motivación y la persistencia a lo largo del tiempo.

La terapia psicológica es una parte integral del tratamiento de la obesidad infantil. Aborda los aspectos emocionales y psicológicos subyacentes que contribuyen a los problemas de peso y proporciona a los niños las herramientas necesarias para afrontar los desafíos emocionales asociados con la pérdida de peso y la adopción de hábitos saludables. Cuando se combina con cambios en la dieta y el ejercicio, la terapia puede ayudar a los niños a lograr una pérdida de peso sostenible y una mejor calidad de vida.

 

Prevención de la obesidad infantil

La prevención es fundamental. Promover un estilo de vida activo, enseñar hábitos alimenticios saludables y fomentar la autoestima y la imagen corporal positiva en los niños son pasos clave para prevenir la obesidad infantil.

La obesidad infantil es un problema de salud grave que requiere atención y acción. En Ivadi, podemos ayudar a los niños a alcanzar y mantener un peso saludable, brindándoles un futuro más sano. Contacta con nuestro equipo, transformemos su salud.

 


IVADI es el Instituto Valenciano Digestivo. Somos referentes en el tratamiento de la obesidad y problemas digestivos. Nuestro equipo está formado por médicos, profesionales de la nutrición y de la psicología para poder realizar el abordaje integral necesario para nuestro objetivo: ayudar a nuestros pacientes a ganar salud y bienestar.

¿Tienes dudas?

Rellena el formulario y un experto se pondrá en contacto contigo.

Blog
RGPD